31 mar. 2014

CONTRA LA RESIGNACIÓN


JUZGAR

Desde el texto de Mc 6, 35-46. (Multiplicación de los panes y los peces)
Ante los problemas colectivos, los discípulos plantean salidas individuales. “Mándales a comprar...”, “Lo compramos nosotros...”.
El problema es del conjunto, y Jesús lo hace suyo. No lo mira desde la óptica habitual de los discípulos, sino con la mirada puesta en la utopía, pensando en los objetivos, y no en los medios concretos. No se resigna ante la situación, y pone a los discípulos en marcha para afrontar la dificultad. Sólo en el trabajo compartido está la respuesta, porque Jesús nos plantea que la respuesta no está en el fin, sin en cómo se persigue el fin.
Jesús nos invita a ser valientes, dar luz cuando algo parece imposible. No echa balones fuera sino que todo debe partir de la conversión personal
 
Hechos 2, 42-46.
Mc. 14, 32-42.
Incluso ante la muerte, el cristiano debe tener esperanza y ser germen ante su comunidad. Sólo así evitaremos la desesperanza y conseguiremos la unidad de todos los hombres y mujeres de buena fe.
Lc 12, 13-21 y Mt 20, 25
Jesús nos llama a estar cercanos de los que peor lo pasan. Actitud del rico de almacenar y olvidarse de lo importante.
ANTE ESTO, siento una llamada a transformar el punto de vista desde el que miro los problemas. Suele ser posibilista, individualista. Eso me empuja a buscar salidas individuales, o a renunciar y resignarme.
El análisis racional me lleva a olvidar creer en mis posibilidades y las de los demás. Sólo a través de valores como el amor, la solidaridad, el pensar en el otro, me pongo en el camino de transformar las cosas.
Llamada a tener una actitud de cercanía, de generosidad con el tiempo que dedicamos a los otros, de acompañamiento y también a ser críticos con toda esta precariedad que se está instaurando, estar alerta, porque la economía está ahora mismo por encima de las personas, lo individual por delante de lo colectivo.
Existe mucha resignación, mucha desconfianza en el otro, mucha queja pero poca denuncia. Parece que todas las responsabilidades recaen en otros: políticos, sindicatos, etc. Pero falta unión entre los trabajadores, análisis claros de qué es lo que está pasando, de cómo nos venden la moto, del poder de los medios de comunicación...Las respuestas son a menudo individualistas, otras en el campo de la beneficencia, olvidando a los más desfavorecidos. El último mensaje es que ya estamos saliendo de la crisis ????

COMO ACTUAR, debo potenciar la participación de mis compañeros ante los problemas colectivos, favoreciendo afrontarlos desde la globalidad, y no desde las opciones personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario