17 feb. 2014

... Y SI TRABAJO ME MATAN 3 (Esto me suena)


Antonio vive con sus padres, una familia normal de clase media. Últimamente ha trabajado con un contrato de 3 meses en un bar-bocatería. Trabajaba 40 horas semanales repartidas en 6 días. En realidad hace 50 horas a la semana y aunque se le contrata de pinche de cocina hace de todo. Cobra el salario mínimo, 645 € mensuales ( 21 € al día / 2,1€ la hora). El trabajo es muy exigente; hay muchas prisas y el trato es muy malo: venga, venga, venga y a base de gritos. Tiene mucho malestar que dura también después de salir del trabajo. Se ve constantemente cabreado, no duerme bien. Una persona cercana le plantea la posibilidad de denunciar la situación pero él a pesar de vivirlo como una injusticia no quiere líos; quiere poder trabajar porque lo necesita. Al mes se plantea si seguir o no porque le dan arranques de ‘darle al jefe’. Un día, harto ya, se despide. En casa tiene una buena bronca con sus padres, preocupados tal y como está el tema del empleo.. Él reconsidera la situación y decide volver a ver si consienten que continúe; ‘tiene suerte’ y lo readmiten hasta acabar el contrato, al cabo del cual sin darle ninguna explicación no le renuevan y cogen a otro en su lugar y en las mismas condiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario