16 ene. 2014

PENDIENTE DEL MOVIL (ESTO ME SUENA)


Elena es una mujer madre de familia que trabajó durante once años en una empresa como administrativa, cuando empezó la crisis la despidieron y después de dos años  de paro y muchos cursos de reciclaje encontró un trabajo en un centro de atención telefónica a través de una ETT.  Primero tuvo que hacer un curso de quince días con otra mucha gente, de los cuales sólo se quedaban con los que mejores resultados tenían.  Los contratos que ahora le hacen son de uno o dos meses.  Y le avisan el último día del contrato, a través de un mensaje en el móvil, de si continúa un mes más o no.  Con todo esto los planes de futuro se reducen a uno o dos meses, y la presión de conseguir los objetivos (más ventas, menos reclamaciones, menos tiempo de hablar con el cliente…) mientras trabaja hace que el trabajo incluso afecte a su salud.

Mª Carmen


No hay comentarios:

Publicar un comentario