8 nov. 2013


Coincidí en el autobús con Ginés,  es de Zaragoza, convive con su pareja, paga su alquiler hasta ahora… Lleva dos años en paro, ha agotado todas las prestaciones, su familia también está en paro. Las mañanas que son húmedas y propicias, Gines y su padre van a coger caracoles para sacarse algo para comer, dice que esta todo muy mal que las tiendas les pagan una miseria. Le cambió el rostro cuando me dijo que siempre se había llevado bien con todo el mundo, pero ahora….  "me estoy volviendo racista"; me explicó que hay mucha gente cogiendo caracoles y que los rumanos a veces se apropiaban de algunos lugares, y que no hay derecho, que el campo no es propiedad de nadie. 

Me fui muy triste a mi casa pensando que cuando una sociedad no garantiza las necesidades básicas, los pobres se enfrentan por las migajas, se convierten en su peor enemigo  compitiendo para poder subsistir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario